Rhizosum® N

Biofertilizante y bioestimulante fijador de Nitrógeno atmosférico.

Rhizosum N es un biofertilizante y bioestimulante probiótico que proporciona Nitrógeno a los cultivos de la atmósfera y a su vez estimula los procesos fisiológicos de los cultivos.

Rhizosum N está formulado con microorganismos probióticos cuyas ventajas principales son:

  • Fuente biológica de Nitrógeno al tomar de la atmósfera y poner a disposición de la planta.
  • Favorece el desarrollo radicular, vigor de la planta y sus procesos fisiológicos.
  • Incremento de producción y calidad de las cosechas incluso reduciendo las unidades fertilizantes de nitratos.
  • Efecto bioestimulante al aumentar la tolerancia de los cultivos ante situaciones de estrés de origen abiótico (p.e. bajas temperaturas, golpes de calor, sequía, etc.).
  • Activador y regenerador del suelo: suelos con más vida, mayor fertilidad biológica y vitalidad.
  • Autorizado en Agricultura Ecológica (MA200PAE-08.1), seguro para el Medio Ambiente y salud humana.
  • Facilidad de manejo gracias al empleo de dosis reducidas y a su versatilidad de aplicación: suelo (fertirrigación), foliar (todo terreno, localizada), tratamiento de semillas, cubrición de abonos granulados, mezclas con fertilizantes líquidos, etc.
  • Buena compatibilidad con otros productos habitualmente utilizados.

Eficacia demostrada

Rhizosum N se utiliza en diferentes países y diversas condiciones agronómicas en los que se ha demostrado que mejora la producción y calidad de los cultivos.

Cultivos de maíz

En los ensayos realizados en campo en Italia en el cultivo de maíz se obtuvieron resultados positivos tras la aplicación de Rhizosum N a una dosis de 50 g/ha unido a una reducción de la fertilización nitrogenada del 35% en los siguientes parámetros evaluados: biomasa, producción y longitud de la mazorca.

Cultivos de trigo

En los ensayos en cámara de aclimatación bajo condiciones controladas se monitorizó el crecimiento de plantas de trigo. La aplicación de Rhizosum N, a una dosis de 50 g/ha, mostró incrementos del 64% en la parte aérea y 46% de las plantas pasados 20 días tras la germinación. La aplicación de los probióticos fijadores de nitrógeno también consiguió aumentar el porcentaje total de nitrógeno en el sustrato, incrementando su disponibilidad para la planta.